La fortaleza y permanente ánimo con el que Jorge afronta las altas exigencias de su profesión,las encuentra en el seno de su hogar.


Casado con la señora Tere Álvarez del Castillo forman una familia que es muestra típica de nuestros valores y tradiciones. Ella y sus siete hijos son su fortaleza y el motivo permanente de sus luchas.


En la familia es donde se construyen las grandes soluciones de los problemas de la sociedad. En el hogar los hijos no solo han de recibir la vida, sino motivos para vivirla con plenitud y alegría. La convivencia diaria, las responsabilidades compartidas, el diálogo, el regaño oportuno y amoroso formarán en ellos, personas libre, de carácter.


Y si en todas las familias trabajamos educando mejor a nuestros hijos no habrá problema social, político y económico que no podamos vencer. Formaremos hijos libre de adicciones, de violencias y rencores, preparados en la cultura del esfuerzo.


"En todo momento, la preservación de los valores humanos marcará la diferencia entre resultados positivos o negativos del núcleo de nuestra sociedad que es la familia."
Tere Álvarez del Castillo.